Rituales en la era secular, desde California

Buena parte de los beneficios sociales e incluso de salud asociados a la religión tradicional probablemente van más allá de las creencias y tienen más que ver con la organización ritual y la experiencia colectiva de pertenencia. Los rituales permiten afianzar los lazos sociales y las redes de solidaridad, particularmente en tiempos críticos de transición social e individual.

Distintos indicadores muestran que la secularización no se ha detenido en los países occidentales. Las personas que no se identifican con ninguna religión en particular constituyen hoy el grupo demográfico en mayor auge, incluso en excepciones aparentes como Estados Unidos –tal como muestran los últimos datos.

Sin embargo, no tener una religión no elimina la necesidad de los individuos de participar en experiencias comunitarias que den sentido a sus vidas, y de ahí el surgimiento inevitable de sustitutos seculares de roles e instituciones tradicionalmente asociadas con la religión, incluyendo la organización de ritos.

Aparecen incluso nuevas empresas especializadas en el diseño de ritos a la carta para la vida moderna, como los californianos de Ritual Design Lab creado por Kursat Ozenc y Margaret Hagen, capaces de diseñar ritos por encargo para individuos y organizaciones, con Microsoft entre la cartera de sus clientes: “Nos cuentas tu problema. Te hacemos un ritual”. Aunque los creadores son personas religiosas, o al menos “espirituales”, sus diseños están abiertos a una audiencia fuertemente tecnológica y secular. Como resumen en The Atlantic: “para una persona que deja una religión institucionalizada, puede ser psicológicamente más sencillo participar en el Día Nacional del Desenchufado” que observar el Sabbath”.

Algunos críticos señalan que este tipo de propuestas son más bien sucedáneos destinados a fracasar, debido a que separan los rituales organizativos del contexto moral y espiritual al que originalmente se adscriben dentro de tradiciones milenarias. Por otra parte, las personas sin religión mantienen una necesidad primordial de pertenencia y sentido comunitario, por lo que el debate sobre los nuevos rituales promete ser duradero.

Leer más

El riesgo de ser no creyente en Nigeria

África es quizás el continente donde resulta más difícil estimar el porcentaje real de no creyentes, agnósticos o ateos, y su peso en la vida pública. La medida en que los gobiernos son “seculares” también es variable e incierta en un continente considerado como uno de los más religiosos, con una creciente comunidad cristiana e islámica. Según la contribución de Baffour K. Takyi al manual de Oxford sobre secularismo la estricta separación entre la esfera secular y religiosa no es aplicable al África subsahariana: “a diferencia de otras partes del mundo, los africanos siguen siendo muy religiosos y no parece que vayan a dejar de serlo”. El secularismo africano se considera que sólo pertenece, en este sentido, al “área de la retórica”.

Leer más

Por qué no es viable un universalismo absoluto

Trascender los límites solidarios del pequeño grupo, para que toda la humanidad y quizás todos los seres dotados de conciencia, queden incluídos dentro de un “círculo extendido” moral, es tal vez la gran aspiración del secularismo moderno.

Leer más

Los prejuicios contra los no creyentes son globales

Según la hipótesis de la “prosocialidad religiosa”, las religiones son instituciones que han evolucionado para resolver el problema de la cooperación humana a gran escala. La creencia en Dios funcionaría, en este sentido, como un monitor sobrenatural que vigila desde lo alto el comportamiento de los actores sociales. Esto, de paso, explica por qué la mayoría de las sociedades históricas creen en “dioses vigilantes y moralizantes”, y por qué la idea de un Dios que no interviene en los asuntos humanos, al modo de los filósofos desde Aristóteles, resulta menos atractiva, intuitiva o socialmente funcional que la de un Dios intervencionista y tradicional.

Leer más

¿Cuántos tipos de “ateos” hay?

Lo que llaman “ateos analíticos”, que asociamos normalmente con personalidades públicas como el biólogo Richard Dawkins o el filósofo Daniel Dennett, son sólo la punta de un iceberg de increencia. Ya un estudio de Norenzayan y Gervais (2012) separó entre formas intuitivas y no intuitivas de ateísmo, distinguiendo cuatro modalidades: ateos “psicológicos”, indiferentes, culturales y, sólo finalmente, analíticos. No es igual no creer en Dios porque alguien tiene un problema para detectar patrones mentales –como ocurre con los autistas–, porque ha llegado a conclusiones desfavorables al teísmo tras un supuesto proceso de análisis y deliberación, o sencillamente porque no ha sido expuesto a creencias religiosas como parte de su educación.

Leer más

Ex musulmanes: Arriesgándose a vivir auténticamente

Crédito: Mountain Air

Crédito: Mountain Air

Me considero una ex musulmana afortunada. Cuando desvelé mi apostasía a mi familia, no me enfrenté con odio ni violencia. No fui rechazada. Algunos miembros de la familia y amigos expresaron tristeza pero no me dejaron de querer. Simplemente me dijeron que siguiera callada, y que me moviera por el mundo del modo más silencioso posible. ¿Pero cómo podría contentarme el silencio si mi experiencia me situaba en la prometedora posición de crear un cambio positivo?

Leer más
Página 1 de 2612345...1020...Última »

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies