Petición al ministro de Interior del gobierno de España para que mantenga el status de refugiado al ciudadano Imran Firasat

Publicado

Imran Firasat es un ciudadano de origen paquistaní viviendo en España al que el gobierno español concedió el status de refugiado político en 2005.

A raíz del anuncio de una película crítica con el Islam de la que es autor, Firasat está experimentado un proceso de persecución judicial por parte del estado español, que ha revocado su permiso de trabajo y ha amenazado con extraditarle. Esta persecución se fundamenta en una supuesta amenaza contra la seguridad nacional de España y en la presunta violación del artículo 510 del código penal español, que contempla el delito de “inicitación al odio” religioso.

La retirada de la condición de refugiado y una posible extradición a Paquistán podría acarrearle serias consecuencias a Firasat, dado que la acusación de odio religioso o blasfemia aún es un delito penado con la muerte en varios países.

Como firmante de los tratados internacionales sobre derechos humanos, incluyendo el artículo 18 de la Declaración Universal que afirma la libertad de “cambiar de religión o de creencia”, pensamos que el estado español tiene la obligación moral de proteger la vida de Firasat. También recordamos que el Comité de Derechos Humanos de la ONU recientemente aprobó una declaración en la que se establecía la incompatibilidad de las leyes contra la blasfemia y la doctrina de los derechos humanos.

El 14 de enero de 2013, Irene Lozano Domingo, diputada de Unión, Progreso y Democracia, formuló varias preguntas parlamentarias con respecto a la situación de Firasat que el gobierno de España no ha respondido.

El silencio del gobierno de España añade incertidumbre a una situación dramática. Llamamos a los responsables políticos, a los líderes religiosos y a los ciudadanos particulares, con independencia de sus creencias, para que apoyen la libertad de expresión, la libertad religiosa, y la seguridad de todos amenazada en la persona de Imran Firasat.

 

Firma la petición en Change.org 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *