Media Markt nos hace un regalo de la hostia

publicado en: http://lamediahostia.blogspot.com

La cadena especializada en electrodomésticos Media Markt decidió intentar usar esta publicidad para promocionar sus artículos tecnológicos como regalo para los niños en ésta época de primeras comuniones que ahora termina. Gracias a la denuncia de la plataforma MasLibres.org, ha sido finalmente retirada, por ser considerada contraria a la libertad religiosa. El CEO de la empresa Joachim Rösges ha llegado incluso a pedir disculpas y a dar instrucciones para que en el futuro se eviten este tipo de mensajes. ¿Libertad religiosa? Yo no soy tonto.

Leer más

El asesino está muerto

El fin de Bin Laden tiene la fuerza de una notable victoria bélica, pero no cambia el riesgo global

Una de las cosas más delirantes que pasarán los próximos días serán las coloristas teorías de la conspiración que inundarán la red. Veremos cómo Bin Laden no estará muerto y los estadounidenses serán los autorresponsables de los atentados que los matan. Y es que es posible que internet sea el invento del siglo, pero la cantidad de cretinos, extremistas e ignorantes que acumula es también una de sus grandes características. Y, cuando se trata de despreciar a los yanquis y minimizar a los fanáticos radicales, el ejército de paranoicos es inmenso.

Leer más

Los efectos de la religión en la felicidad

Publicado por Eduardo Robredo Zugasti en http://www.revolucionnaturalista.com

La justificación de la religión basada en su utilidad personal y social es un rasgo muy fuertemente asociado con la secularización. Un argumento estrella de este tipo de “apologética” moderna es que la religión hace más feliz a las personas. Y aparentemente sólo un insensato (como el del salmo 14) rechazaría ser más feliz.

La asociación entre religión y felicidad es, sin embargo, sumamente variable entre países, tal como confirma un artículo de Jan Eichhorn (vía Epiphenom), de la universidad de Edinburgo, que ha estudiado los efectos que tiene la religiosidad sobre la satisfacción vital en 43 países europeos, y en EE UU, Australia y Nueva Zelanda. Eichhorn ha hallado que los efectos positivos de la religiosidad sobre la felicidad, cuando tienen lugar, están estrechamente relacionados con las creencias dominantes de la sociedad.

Las personas que dan más importancia a Dios, sin embargo, son más felices cuando viven en un país donde los demás también lo hacen. Además, su felicidad también es mayor cuando hay muchas personas que asisten a los servicios religiosos.

Dado que lo contrario no es el caso -las personas que acuden a los servicios más a menudo no son más felices cuando la media en la importancia de Dios es mayor-, parece que la felicidad a través de la religiosidad puede derivarse principalmentede la conformidad con el standard de la comunidad, en particular con el standard visible.

En términos más prosaicos, el conformismo social parece una buena estrategia para lograr la felicidad, y si el conformismo social está asociado con la religiosidad, lo más probable es que la religión te haga más feliz. Este efecto benéfico no se produce cuando vivimos en sociedades altamente seculares o donde la importancia de las creencias religiosas es menor.


Eichhorn, J. (2011). Happiness for Believers? Contextualizing the Effects of Religiosity on Life-Satisfaction European Sociological Review DOI: 10.1093/esr/jcr027

Leer más

El Consejo de Europa reconoce el humanismo secular

Según informa la web de IHEU (The International Humanist and Ethical Union), la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha recomendado a sus 47 gobiernos miembros “promover una genuina asociación para la democracia y los derechos humanos entre el Consejo de Europa, las instituciones religiosas y las organizaciones no religiosas“.

Este reconocimiento subraya la importancia de los humanistas como interlocutores específicos en los debates que se deciden a escala europea. La decisión equilibra algo las fuerzas en un continente donde casi la mitad de la población no se declara religiosa (una parte cree “en alguna forma de espíritu o fuerza vital”) y donde el porcentaje de ateos asciende al 18%, según un eurobarómetro de 2005 (en España los datos son similares). Aunque algunos no creyentes temen hacer del humanismo o del ateísmo una “religión política” más, el reconocimiento social y político de los humanistas seculares es de hecho un requisito imprescindible para que los debates morales más sensibles no sean monopolizados por los interlocutores religiosos.

Leer más

Ideas y orden público

autor: Arcadi Espada

Hablo de oídas, más de lo habitual, pero parece que han prohibido en la ciudad de Madrid una procesión atea que iba a coincidir con la celebración católica del Jueves Santo. Además de atea la procesión era burlona y se anunciaba con unos lemas que a una juez le han parecido irreverentes. La decisión vuelve a probar el estatus de privilegio que las ideas religiosas tienen en la sociedad española. Es frecuente que ante la convocatoria de ceremonias laicas, políticas, algunos grupos exhiban en la calle una suerte de contraprogramación ideológica. Pasa, por ejemplo, con el 12 de octubre, con el 11 de septiembre catalán y con muchas otras ceremonias. Como máxima coerción la policía establece una suerte de recorridos alternativos para que las disputas no generen encuentros desagradables entre unos y otros.

La prohibición de Madrid se fundamenta en un peligroso supuesto: que la procesión atea no es disenso sino ofensa. Como las ideas no pueden ofenderse unas a otras, ha de concluirse que la religión, para los que han prohibido el acto, es algo más que una idea. Exactamente, una forma de orden público, cuya alteración resultaría perseguible de (santo) oficio. Algo que resulta intolerable. Si la religión quiere ocupar, como tantas veces reclama, un lugar en el espacio público y quiere defender allí sus ideas debe hacerlo en pie de igualdad. Cuando una idea cualquiera, sean Dios, la Patria, el Partido o el Equipo, no se limita a exhibirse en el espacio de discusión pública, sino que pretende diseñar sus límites, a la sociedad democrática no le queda otro remedio que exigir su expulsión de ese espacio. La democracia puede acoger a los que quieren destruirla; pero naturalmente debe asegurarse de que no puedan cumplir sus propósitos.

El Jueves Santo es un día más, normalmente soleado, y festivo en algunas comunidades. Algunos ciudadanos tienen la creencia de que en ese día se produjo, me parece, el prendimiento de Jesús, y exhiben su convencimiento en las calles, a veces con una belleza muy conmovedora y adictiva. Otros ciudadanos creen que esa creencia es falsa y dañina. Y quieren combatirla utilizando la razón, la burla y el sarcasmo. El ateísmo, como indica la propia naturaleza de la palabra (sindios), es una creencia subordinada, cuyo carácter los ateos, al igual que los antifascistas o los anticomunistas, aceptan con honor y hasta con alegría. Y es por eso que para sus libres manifestaciones eligen el Jueves Santo y no el 15 de agosto en Madrid, Baden-Baden.

Leer más
Página 11 de 25« Primera...910111213...20...Última »